Accionistas de Tesla decidirán si Elon Musk merece los 50,000 millones de dólares que pide a la compañía

El paquete salarial es solo una parte de una serie de medidas sobre las que ya se les solicitó a los accionistas que voten por representación, antes de la reunión del jueves. Otras incluyen si la constitución de Tesla como empresa debe trasladarse de Delaware a Texas, si la compañía necesita suavizar su postura de mano dura en las negociaciones laborales y si tendría que imponer preventivamente una moratoria sobre el uso de minerales extraídos del fondo del mar.

Sin embargo, ninguna ha sido tan conflictiva como el sueldo de Musk. Las profundas divisiones entre los inversionistas quedaron al descubierto en el periodo previo a la votación. Robyn Denholm, presidenta del consejo de Tesla, respaldó el paquete salarial, al igual que el inversor multimillonario Ron Baron. “Tesla está mejor con Elon”, escribió Baron en una carta pública la semana pasada. “Tesla es Elon”. Pero entre los detractores del acuerdo figuran dos influyentes grupos asesores de apoderados, que orientan a los inversionistas institucionales en las votaciones, así como accionistas de los países nórdicos, donde Tesla se ha enfrentado a los trabajadores por los derechos laborales.

El fondo soberano de Noruega, dotado con un billón de dólares, ha manifestado que votará en contra del acuerdo salarial, al igual que el mayor fondo de pensiones del país, KLP. “Aunque reconocemos que la compañía ha crecido de forma significativa y con éxito durante el periodo de desempeño, seguimos observando que el valor total de la compensación sigue siendo excesiva”, declaró a WIRED Kiran Aziz, directora de inversiones responsables de KLP, agregando que el fondo votará a favor de la moción que insta a Tesla a entablar negociaciones laborales. “El reciente [conflicto] entre Tesla y los trabajadores de la empresa en Suecia, así como el historial de acusaciones de injerencia en los derechos de los trabajadores, es motivo de gran preocupación y demuestra que la compañía debe mejorar en este ámbito”.

Entre bastidores de la votación, la presión ha sido intensa. Tesla pagó anuncios en Google y en X, propiedad de Musk, en los que se recomendaba a los accionistas que “protegieran su inversión” y apoyaran la propuesta, según una declaración de la empresa a la Comisión de Bolsa y Valores de EE UU. En abril, Tesla también lanzó una página web en la que instaba a los inversionistas a votar en contra de la resolución del tribunal de Delaware y a defender el paquete salarial. “La decisión del Tribunal, de aplicarse, significa que Elon no recibiría ninguna compensación por los tremendos logros que han generado considerables ganancias a los accionistas en menos de seis años”, se lee en la página.

“Es la mayor publicidad que recuerdo de cualquier petición de poder”, afirma Robert Anderson, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Arkansas. Considera que el efecto Musk, la capacidad del CEO para atraer publicidad sin límites, ha contribuido a esta situación. Pero tanto el paquete salarial como el traslado propuesto a Texas no tienen precedentes en el mundo empresarial, subraya. “Cualquiera [de] esas cuestiones por sí sola sería bastante significativa, aunque no fuera una figura pública”.

La votación se decidirá entre una mezcla de inversionistas institucionales y una cohorte inusualmente grande de accionistas minoristas, que controlan alrededor del 44% de la compañía. Entre estos existe la preocupación de que, si Musk no obtiene su compensación, “su atención se desvíe un poco más hacia algunas de sus otras empresas”, destaca Anderson. Musk consiguió hacer malabarismos con múltiples organizaciones durante años, pero desde que adquirió la red social Twitter y la rebautizó como X se ha mostrado más distraído públicamente. Allí, su visible giro hacia la política de derecha ha conseguido nuevos seguidores y ha dejado atrás a algunos antiguos.

Pase lo que pase esta semana, Tesla y Musk quizá parezcan un poco menos sobrehumanos. Durante años, ambos han insistido en que Tesla es una empresa tecnológica, con un estilo de startup de Silicon Valley. “Deberían pensar en nosotros como una compañía de inteligencia artificial o robótica”, manifestó Musk a los inversionistas, o votantes, en abril. “Si valoras a Tesla únicamente como una empresa automotriz… básicamente, es el enfoque equivocado”.

Artículo publicado originalmente en WIRED. Adaptado por Andrei Osornio.


La compañía automotriz de Elon Musk declaró el martes a los accionistas que las ventas y los ingresos han disminuido, pero que se lanzarán nuevos “modelos más económicos” antes de mediados de 2025, más pronto de lo previsto inicialmente.

Esta información pertenece a su autor original y se encuentra disponible en: https://es.wired.com/articulos/accionistas-de-tesla-decidiran-si-elon-musk-merece-los-50-mil-millones-de-dolares-que-pide-a-la-compania

case studies

See More Case Studies

Contact us

Partner with Us for Comprehensive IT

We’re happy to answer any questions you may have and help you determine which of our services best fit your needs.

Your benefits:
What happens next?
1

We Schedule a call at your convenience 

2

We do a discovery and consulting meting 

3

We prepare a proposal 

Schedule a Free Consultation