Al interior de un campo de entrenamiento para nuevas empresas de criptomonedas

En una mañana nublada de marzo, un grupo de desarrolladores de software se abre paso entre la multitud de turistas y las calles encharcadas del centro de Londres. De dos en dos, se filtran en una oficina en las afueras del Soho, oculta a plena vista en una calle de vistosas fachadas Tudor y neoclásicas. Habían llegado para su primer día de campamento de criptomonedas.

Hace cinco años, la empresa de capital de riesgo de Silicon Valley, Andreessen Horowitz, también conocida como a16z, inauguró una serie de conferencias para aspirantes a fundadores de criptomonedas. La esperanza era animar a una startup de mejor calibre a jugar con los límites de la criptotecnología. Rebautizado como Crypto Startup Accelerator (CSX), el curso se ha convertido desde entonces en un asunto en toda regla, al estilo de Y Combinator: a16z proporciona a los participantes 500,000 dólares de financiamiento, 10 semanas de matrícula y acceso a sus recursos a cambio de una cantidad no revelada de capital. Los fundadores de las 25 startups seleccionadas para la última edición se reunían por primera vez.

El grupo estaba formado en su mayoría por hombres de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años, pero compartían un mismo atuendo. La mayoría llevaba una sudadera con capucha o una camiseta estampada, combinada con jeans. Algunos se mostraban despreocupados y platicaban libremente mientras comían una fruta o un croissant del desayuno. Otros, simplemente, se mantenían al margen de la sala.

Como forastero en medio de ellos, yo era una especie de curiosidad. Cuando me presenté como periodista, algunos se pusieron rígidos: “¿Debería preocuparme de que publiques esto?”, mencionó uno de los fundadores, bromeando solo a medias. Pero la mayoría parecían encantados de tener un oído dispuesto a escucharles hablar de su trabajo.

Los fundadores también se evaluaron unos a otros, comparando sus conocimientos sobre criptografía. Algunos eran recién llegados al sector, pero la mayoría estaban familiarizados con el lenguaje, los arcanos y las tradiciones de las criptomonedas. Uno de los fundadores señaló que fue la primera persona que usó un cajero automático de bitcoins en Londres. Otro había empezado a comerciar con futuros de criptomonedas a los 17 años. Algunos ya habían comenzado a discutir el funcionamiento técnico de sus proyectos con un entusiasmo friki: “He oído que es un GigaChad”, destacó otro, refiriéndose al socio de a16z que le habían asignado como mentor.

El grupo pronto fue trasladado a un espacio en la parte trasera de la oficina de a16z que durante las siguientes 10 semanas serviría de aula y sala de conferencias. Largos bancos de escritorio y mesas altas con taburetes frente a un escenario decorado con los colores azul cielo y negro de CSX. Jason Rosenthal, socio operativo de a16z y responsable de CSX, fue el primero en subir al escenario.

Prácticamente todas las grandes firmas generalistas de capital de riesgo, desde Sequoia y Accel hasta Greylock y Lightspeed, han invertido en al menos algunas empresas de criptomonedas. Pero a16z es la única que cree y ha invertido en la capacidad del sector para crear una nueva generación de empresas de software que definan una nueva era, algo que espera que estos fundadores puedan hacer realidad: “Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de crear una franquicia tecnológica única en su género, y confiamos plenamente en que haya empresas que en un futuro próximo ocupen ese lugar en este nuevo espacio. Sin duda, las semillas se están plantando hoy. La oportunidad es palpable”, indicó Rosenthal a la sala.


Después de que la campaña de Donald Trump anunciara que aceptaría criptomonedas, los responsables de una serie de sitios web fraudulentos han intentado estafar a sus partidarios.


El cripto busca limpiar su nombre

a16z fue creada en 2009 por los cofundadores Marc Andreessen, que creó los primeros navegadores web Mosaic y Netscape, y Ben Horowitz, que junto con Andreessen vendió una empresa de software a HP. La firma tiene un historial de inversiones en empresas como Facebook, Instagram, Airbnb y Slack.

En 2018, en busca de la próxima gran oportunidad de inversión, a16z desvió su atención hacia las criptomonedas. Aunque continúa invirtiendo en una variedad de industrias, la firma ha recaudado más de 7.5 mil millones de dólares a través de cuatro fondos cripto especializados separados, en los que ahora debe encontrar un retorno. “Vamos donde están los grandes fundadores. No quieres que te digan qué construir. Esto es en lo que creemos que están trabajando los mejores fundadores”, expresa Sriram Krishnan, socio general de a16z, que dirige la inversión en cripto desde la oficina del Reino Unido.

Esta información pertenece a su autor original y se encuentra disponible en: https://es.wired.com/articulos/al-interior-de-un-campo-de-entrenamiento-para-nuevas-empresas-de-criptomonedas

case studies

See More Case Studies

Contact us

Partner with Us for Comprehensive IT

We’re happy to answer any questions you may have and help you determine which of our services best fit your needs.

Your benefits:
What happens next?
1

We Schedule a call at your convenience 

2

We do a discovery and consulting meting 

3

We prepare a proposal 

Schedule a Free Consultation