China pisa el acelerador para dominar el mercado de la conducción autónoma

China está llevando a cabo la prueba de vehículos sin conductor más grande de la que se tiene registro, de acuerdo con un reporte de The New York Times. Una flota de 500 taxis manejados por computadoras, respaldados por la tecnología de Baidu, se ha desplegado en la ciudad de Wuhan. El país dirigido por Xi Jinping avanza para consolidarse como líder dentro del mercado de la conducción autónoma.

Wang Yunpeng, presidente del grupo empresarial de conducción inteligente de Baidu, ha dicho que gracias a programas como el implementado en Wuhan, la empresa china ahora tiene una ventaja de cinco años en investigación y desarrollo (I+D) sobre Tesla. “Al operar automóviles totalmente autónomos en estos lugares, hemos aprendido cómo funciona el tráfico cuadra por cuadra”.


La tecnología de los vehículos autónomos ha demostrado ser compleja incluso para los desarrolladores más avanzados. Pero Tesla parece estar apostando su futuro por ella.


La información señala que la iniciativa es parte de un ambicioso plan respaldado por el Gobierno chino y las empresas automotrices locales para establecer un liderazgo global en este sector. “Ningún otro país está actuando con tanta agresividad”, señala el reporte. Más de 16 ciudades en la nación oriental ahora permiten cuando menos a 19 fabricantes probar sus sistemas automatizados de transporte en las vialidades urbanas.

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China (MIIT, por sus siglas en inglés) anunció a principios de este mes que entregó una autorización a nueve compañías para que comenzaran a probar sus propuestas de conducción inteligente de nivel tres. La categoría se refiere a softwares que facilitan el manejo casi total de un automóvil sin intervención humana. Se operan manualmente solo en casos de emergencia.

El programa piloto se ha puesto en marcha en vehículos de pasajeros, camiones y autobuses en siete urbes, incluidas Beijing, Shanghái y Guangzhou. Compañías como Nio, BYD y SAIC Moto han resultado beneficiadas. Baidu y Huawei suministran la mayor parte de la tecnología utilizada en estos ensayos. El MIIT revela que hasta abril pasado China ha habilitado hasta abril de 2024, China ha aprobado más de 29,000 kilómetros de carreteras para testear autos inteligentes conectados y ha otorgado cerca de 6,800 licencias de demostración.

China quiere liderar la conducción autónoma

Los analistas sugieren que China tiene grandes posibilidades de dominar la industria gracias a su política de restricción de datos, la elevada penetración de autos eléctricos y los proyectos de investigación que los fabricantes locales hacen en otros países.

La Sociedad China de Ingenieros Automotrices proyecta que en 2030, el 20% de los automóviles vendidos en aquel mercado serán totalmente autónomos y el 70% incorporarán aplicaciones de conducción asistida. Los usuarios chinos muestran una mayor disposición a adoptar este tipo de productos en comparación con sus homólogos estadounidenses, de acuerdo con la consultora J.D. Power. La tendencia se ve favorecida por la alta cantidad de vehículos eléctricos en circulación dentro de China. “La tecnología sin conductor funciona mucho mejor en los coches eléctricos de batería que en los autos de gasolina o en los híbridos. Los motores eléctricos pueden aumentar o disminuir la potencia con menos retraso y en incrementos controlados con mayor precisión”, explica la nota de The New York Times. Los vehículos eléctricos de batería representan el 25% del mercado chino. La cifra es superior al 7% registrado en Estados Unidos.


Un taxi autónomo Cruise circulando por una calle

Cruise suspendió sus robotaxis sin chofer en todo EE UU dos días después de perder su permiso de conducción autónoma en San Francisco por un incidente en el que un peatón quedó atrapado bajo uno de sus vehículos.


Una gran parte de las empresas automotrices chinas tienen centros de I+D en Estados Unidos y Europa. Los hallazgos obtenidos en estas instalaciones son enviados a los equipos de diseño, ingeniería y desarrollo ubicados en sus sedes de origen, para transformarlos en productos comercialmente viables. En cambio, las políticas de la República Popular China prohíben que cualquier investigación realizada en la nación salga de su territorio. La condición impide a las empresas automotrices extranjeras capitalizar lo aprendido en el mercado chino para optimizar el funcionamiento de los autos autónomos que comercializan fuera de ese territorio.

Elon Musk, CEO de Tesla, se reunió en abril con las autoridades chinas para negociar una licencia que le permita a la compañía vender sus sistemas de conducción asistida y automatizada en aquella región. Acordó mantener en China los datos recopilados por sus programas y obtuvo acceso a mapas de alta resolución de las carreteras del país. Esto último es crucial para mejorar el funcionamiento de los programas de manejo por computadora. Ninguna otra empresa extranjera tiene acceso a esta información.

Temor y cautela en otros mercados

Los reguladores de otras partes del mundo han expresado preocupaciones sobre la seguridad de esta tecnología y han impuesto controles estrictos que están frenando el avance de las empresas que buscan competir en el terreno de la conducción autónoma.

El servicio de taxi robot Cruise de General Motors interrumpió su servicio en Estados Unidos el año pasado después de que uno de sus automóviles arrastró a un peatón que había sido atropellado por un conductor humano. Las autoridades de California suspendieron la licencia estatal de la empresa, que actualmente prueba sus sistemas de forma limitada en Phoenix. Waymo de Alphabet ha puesto en circulación más de 200 vehículos autónomos en la capital del estado de Arizona y en la ciudad de San Francisco. Ha desplegado una flota adicional de 50 autos más en Los Ángeles y Austin,Texas. La compañía fue notificada en dos ocasiones sobre una investigación de seguridad que están llevando a cabo las autoridades federales de Estados Unidos.



La industria automotriz china de nueva generación está creciendo a una velocidad sin precedentes. Su capacidad para producir componentes básicos para vehículos eléctricos está detrás de la tendencia y beneficia sus aspiraciones para dominar la industria de la conducción automatizada. China es líder en la producción de baterías de litio. Fabrica alrededor del 75% de los centros de carga utilizados a nivel mundial. La organización Atlantic Council calcula que las exportaciones chinas de estas piezas crecieron de 13,000 millones a 65,000 millones de dólares entre 2019 y 2023. Dos tercios de las unidades se enviaron a Europa y América del Norte.

El fenómeno ha inquietado a los gobiernos y organizaciones automotrices en diversas partes del mundo. El Gobierno de Estados Unidos anunció el mes pasado un ajuste en su política arancelaria. Cuadriplicó las tasas impositivas para los vehículos eléctricos y baterías fabricados en China. Argumentó que la decisión era vital para proteger al sector estadounidense de las “importaciones chinas a precios injustos”. Una medida similar fue anunciada esta semana por la Comisión Europea. Impondrá a inicios del próximo mes aranceles adicionales y provisionales de hasta 38% a la importación de autos eléctricos provenientes del país asiático.

Esta información pertenece a su autor original y se encuentra disponible en: https://es.wired.com/articulos/china-pisa-el-acelerador-para-dominar-el-mercado-de-la-conduccion-autonoma

case studies

See More Case Studies

Contact us

Partner with Us for Comprehensive IT

We’re happy to answer any questions you may have and help you determine which of our services best fit your needs.

Your benefits:
What happens next?
1

We Schedule a call at your convenience 

2

We do a discovery and consulting meting 

3

We prepare a proposal 

Schedule a Free Consultation