friendo a impuestos a sus visitantes

Si algo están comprobando los grandes destinos internacionales a medida que el flujo de visitantes recupera —e incluso supera— los niveles previos a la pandemia es que la gestión del éxito turístico es una cuestión de equilibrios. Equilibrio entre su peso en el PIB y las molestias para los residentes, su relevancia en las economías locales y su factura en términos medioambientales y sociales… En esa complicada cuerda se encuentran Japón, Ámsterdam, Hawái, Venecia, Barcelona, Canarias y Baleares… E Islandia, que estudia ya cómo ajustar su política fiscal para que la cada vez mayor afluencia de turistas no acaba saturando el país insular.

Sus autoridades ya han recuperado este año un impuesto para turistas que se aplicaba antes de la pandemia y reconocen estar estudiando cambios en su modelo de tasas. El objetivo: beneficiarse del turismo… sin caer en el sobreturismo.

“Que pague el usuario”. La noticia la avanza hoy la CNBC, que revela que las autoridades islandesas quieren cambiar el modelo fiscal que aplican al turismo para alcanzar el deseado (y complejo) equilibrio entre turismo y sostenibilidad.

“Todavía estamos intentando moldear el sistema impositivo del sector turístico para el futuro”, reconoce el primer ministro del país, Bjarni Benediktsson. Y si bien el dirigente no entra en detalles ni concreta qué tienen exactamente en mente las autoridades, sí da algunas pistas de hacia dónde quieren dirigirse en el futuro.


Un mayor control. “Nos gustaría inclinarnos más hacia un sistema en el que pague el usuario”, avanza. Benedkiktsson reconoce su apuesta por centrarse en lo que denomina “imanes” turísticos. “Al hacerlo podríamos controlar el tráfico. Así, en el momento de mayor demanda podríamos tener una tasa más alta y controlarla modificando las tasas tanto dentro del día como entre meses, o diferentes partes del año”, explica el recién nombrado primer ministro de Islandia, que aclara en cualquier caso que el plan está aún en una fase inicial. “Está en proceso”.

Objetivo: el equilibrio. La prioridad para Benedicktsson es garantizar que el sector turístico crezca en sintonía tanto con la sociedad como con la naturaleza. Con ese propósito el Gobierno trabaja en su propio “balance de sostenibilidad”.

“Hemos ideado un sistema en el que nos fijamos en ciertos indicadores: ¿Está la naturaleza en equilibrio en un lugar determinado? ¿Está la sociedad satisfecha con el desarrollo? ¿Está en verde, amarillo o rojo? […] Si vemos que hay lugares que están siendo dañados por el número de personas que los visitan, por ejemplo en Geysir, donde tenemos las aguas termales, tenemos que tomar medidas”.

Un indicador más. No es la primera vez que el Gobierno de Islandia deja entrever que echará mano de los impuestos para evitar los efectos de la saturación turística. En septiembre, todavía con Katrín Jakobsdóttir en el cargo de primera ministra, las autoridades reconocían mirar a la política impositiva como una forma de protegerse del exceso de viajeros. “El turismo ha crecido de forma exponencial en Islandia en la última década y eso obviamente no solo afecta al clima”, advertía por entonces Jakobsdottir durante una entrevista con Bloomberg Television.

“Además la mayoría de nuestros huéspedes visitan la naturaleza y eso crea una presión”, recalcó la dirigente. Bloomberg apuntaba que una de las estrategias que tendría sobre la mesa el Gobierno para frenar la factura de la masificación turística es subir los impuestos a los visitantes que se alojan en el país. Si bien Jakobsdottir matizaba que, al menos al principio, las tasas aplicadas no serían elevadas.

Recuperando tasas. Poco después, con el cambio de año, el Gobierno decidió reintroducir una impuesto turístico que aplicaba ya a los alojamientos antes de la crisis sanitaria. Las tasas se recuperaron en enero, cuando se hicieron extensibles además a los cruceristas. Como precisa Schengen News el cambio conllevó que los visitantes empezasen a pagar 4 euros extras por habitación reservada en hoteles, pensiones o cualquier otro alojamiento, además de un plus a mayores a quienes pernoctasen en campings o caravanas y los pasajeros de transatlánticos (6,63).

Durante su entrevista con la cadena CNBC el actual primer ministro de Islandia celebró que la reintroducción del impuesto al turismo, una decisión adoptada en tiempos de su predecesora, supuso una “decisión importante” para el país, aunque deslizó que el Gobierno necesita ir más allá si quiere alcanzar el equilibrio.

De porcentajes… y erupciones. El turismo islandés afronta un escenario complejo. A lo largo de los últimos meses el país ha sufrido erupciones volcánicas que han afectado a algunas de sus zonas más turísticas. Hace solo unas semanas de hecho un volcán del suroeste entró en erupción por quinta vez desde diciembre, lo que amenazó la ciudad costera de Grindavik y obligó a evacuar el spa geotérmico Blue Lagoon, un destino popular entre los visitantes. Pese a ese desafío, el sector turístico de Islandia está recuperándose con fuerza tras el varapalo del COVID.

Los datos recogidos por la CNBC muestran que este año las autoridades esperan que el país llegue a 2,3 millones de visitantes, en 2025 sean 2,4 y en 2026 el dato volvería a crecer hasta situarse en 2,5 millones. Las tablas de Statita muestran con claridad que, salvo en los años marcados por el COVID, el flujo de visitantes de la nación insular ha crecido a un ritmo sostenido durante la última década.

Y a buen ritmo. En 2010 registraba apenas 1,77 millones de turistas, considerablemente por debajo de los 2,5 en los que se situará a mediados de esta década si las previsiones aciertan. Su peso económico ha llegado a ser tal que en 2023 el sector turístico llegó a representar el 8,5% del PIB, sensiblemente por encima del 7m,5% de 2022 o el 8,2% en el que se movía antes del COVID.

Imágenes | Benjamin R. (Unsplash) y Ruslan Valeev (Unsplash)

En Xataka | Para sorpresa de absolutamente nadie, la pantalla anti turistas de Japón ya tiene varios agujeros para fotografiar el Fuji

Esta información pertenece a su autor original y se encuentra disponible en: https://www.xataka.com/magnet/islandia-empieza-a-ser-destino-turistico-popular-que-busca-blindarse-masificacion-como-impuestos

case studies

See More Case Studies

Contact us

Partner with Us for Comprehensive IT

We’re happy to answer any questions you may have and help you determine which of our services best fit your needs.

Your benefits:
What happens next?
1

We Schedule a call at your convenience 

2

We do a discovery and consulting meting 

3

We prepare a proposal 

Schedule a Free Consultation