La búsqueda de una pareja para salvar a E. woodii, la planta más solitaria del planeta

Algunos lo han descrito como el organismo más solitario de nuestro planeta. Y, en efecto, la de Encephalartos woodii es la historia de la búsqueda de una compañera desde hace más de un siglo. En efecto, esta planta del orden de las cicadas está oficialmente extinguida en la naturaleza, y los ejemplares existentes, conservados en unos centenares de jardines botánicos de todo el mundo, son todos machos, clones genéticos de la única planta de esta especie descubierta por el hombre en el bosque de Ngoye, en Sudáfrica. A falta de un ejemplar hembra, E. woodii está destinado a permanecer permanentemente al borde de la extinción, ya que la bajísima variabilidad genética de la especie la expone a los peligros de las enfermedades y del cambio climático, y la imposibilidad de reproducir sexualmente la misma impide planificar programas de repoblación. Por suerte para ella, sin embargo, hay varios proyectos de investigación que trabajan en una solución. ¿Tinder para plantas?

La historia de E. woodii

El descubrimiento de E. woodii se debe al botánico sudafricano John Medley Wood, uno de los primeros científicos en catalogar la flora de Natal, provincia situada en la costa este del país y frente al océano Índico, sustituida actualmente por la provincia de KwaZulu-Natal, que incluye también los territorios que en la época del apartheid albergaban a las etnias negras (los llamados bantustanes). En una de sus expediciones de 1895, Wood encontró cuatro ejemplares de una cicada desconocida, en realidad derivados de brotes basales de una sola planta.

Buscando en los alrededores, Wood no pudo identificar ningún otro ejemplar de Encephalartos woodii, por lo que se limitó a catalogar la nueva especie. En los años siguientes, se tomaron tres retoños de la planta y se plantaron en el Jardín Botánico de Durban (una ciudad portuaria de la región), del que Wood era conservador. En los años siguientes se tomaron algunos retoños más y se enviaron a otros jardines botánicos (en Irlanda y otros lugares), y en 1916 el único tronco que quedaba fue retirado por el departamento forestal sudafricano por temor a que le ocurriera algo, sancionando así oficialmente la extinción de la especie, al menos en estado silvestre. Los chupones disponibles a lo largo de los años se han seguido propagando, y hoy en día hay unos 500 ejemplares repartidos por todo el mundo.

Solamente quedan machos

El ejemplar descubierto por Wood en 1985 era un macho. Y también lo son todas las plantas de E. woodii del mundo, ya que se trata de clones obtenidos por esquejes a partir de los brotes basales de ese único ejemplar. El orden de las cicadáceas, al que pertenece Encephalartos woodii, está compuesto en su totalidad por especies dioicas, es decir, que tienen dos sexos distintos y necesitan dos plantas de dos sexos diferentes para reproducirse. En el caso de las cicadas, esto ocurre a través de los conos, estructuras especializadas que en los machos producen el polen, y en las hembras contienen los óvulos para ser fecundados.

Se trata de plantas antiquísimas, cuya historia evolutiva se remonta al Carbonífero, hace más de 300 millones de años. En la era Mesozoica, dominaban el planeta, gracias a las condiciones cálidas y húmedas de la época, perfectas para estas plantas tropicales. Y hoy, desgraciadamente, la mayoría de las especies conocidas están en peligro de extinción, debido a la deforestación y la sobreexplotación con fines comerciales (son muy populares entre los coleccionistas), y a un ciclo vital y reproductivo extremadamente lento (un ejemplar tarda entre 10 y 20 años en alcanzar la madurez) que no les permite adaptarse rápidamente a los cambios ambientales.

Por este motivo, muchas personas han estado buscando un ejemplar hembra de E. woodii, lo que permitiría emprender campañas de reintroducción de la planta en la naturaleza, y protegería a la especie de los efectos del cambio climático y las enfermedades, potencialmente muy peligrosos para una especie que actualmente casi no tiene variabilidad genética en cautividad. Sin embargo, todos los intentos realizados en el último siglo han fracasado: aunque una hembra de E. woodii sobrevive en los bosques de Sudáfrica, nadie ha podido localizarla hasta ahora.

Se busca hembra de E. woodii

La historia de la planta más solitaria del mundo ha intrigado a muchas personas, tanto investigadores como aficionados. Y, como decíamos, hay varios intentos en curso para resolver el problema. El proyecto más reciente es el de un grupo de investigadores de la Universidad de Sounthampton, Ezemvelo KZN Wildlife (una asociación sudafricana para la conservación de la biodiversidad) y la Fundación Greater Togergher: AI in the Sky, una iniciativa que mezcla arte y ciencia, y que pretende localizar un ejemplar hembra de E. woodii usando drones e inteligencia artificial. En 2022 y 2024, los investigadores utilizaron drones para cartografiar y fotografiar el bosque de Ngoye, donde se encontró el espécimen original de E . woodii, abarcando una superficie de 79 hectáreas, y después utilizaron un algoritmo de reconocimiento de imágenes para analizar las fotos tomadas desde arriba, en busca de un árbol de E. woodii. Para facilitar el trabajo del algoritmo, los investigadores también utilizaron IA generativa para producir imágenes ficticias de la planta en diferentes contextos, entornos y fases de desarrollo.

De momento, el esfuerzo no ha dado los resultados esperados. Sin embargo, los investigadores tienen intención de seguir cartografiando el bosque de Ngoye en los próximos años, y afirman que confían en poder encontrar las hembras perdidas de E. woddii, suponiendo, claro está, que aún sobreviva alguna. Si es así, no todo está perdido. De hecho, se está estudiando la posibilidad de inducir a un clon macho de E. woddii a cambiar de sexo, un fenómeno que se ha atestiguado en varias especies de cicadas. En la naturaleza, se produce en respuesta a un estrés repentino, como un traumatismo físico o las bajas temperaturas, y aunque el mecanismo biológico que lo sustenta no está claro, los investigadores de la Universidad de Southampton están intentando lograr un cambio de sexo exponiendo clones de E. woodii a sustancias químicas y condiciones ambientales desfavorables.

Una última posibilidad es polinizar especies de Encephalartos emparentadas con woodii. Es posible hacerlo utilizando la especie E. natalensis, y teóricamente retrocruzando los ejemplares hembra resultantes con el macho woodii es posible obtener generaciones de híbridos que posean una composición genética cada vez más parecida a la paterna. En cinco generaciones, se obtendrían especímenes con un 97% de la composición genética derivada de E. woodii. Probablemente uno podría darse por satisfecho con eso, pero el problema aquí es el factor tiempo: la planta tarda unos 15 años en alcanzar la madurez sexual, así que en el mejor de los casos se necesitan 75 años para completar el proceso. Mucho tiempo para un ser humano, pero probablemente no para el paciente y solitario E. woodii, ya que lleva más de un siglo esperando a su pareja.

Artículo publicado originalmente en WIRED Italia. Adaptado por Mauricio Serfatty Godoy.

Esta información pertenece a su autor original y se encuentra disponible en: https://es.wired.com/articulos/busqueda-de-pareja-para-salvar-a-e-woodii-planta-mas-solitaria-del-planeta

case studies

See More Case Studies

Contact us

Partner with Us for Comprehensive IT

We’re happy to answer any questions you may have and help you determine which of our services best fit your needs.

Your benefits:
What happens next?
1

We Schedule a call at your convenience 

2

We do a discovery and consulting meting 

3

We prepare a proposal 

Schedule a Free Consultation