Las bicicletas robadas más elegantes de Silicon Valley se trafican desde México

“¡Oye!”

ES EL MALDITO MOMENTO

Llámame.

Arresto hecho

😀😀😀”

En cuanto tuve buena cobertura llamé a Hance. Romero, me dijo, había sido detenido y procesado en un tribunal federal, casi tres años después de que la policía se hubiera apersonado en Transmisiones Tepeke. Así que, después de todo, los federales se habían interesado por las bicis robadas.

Hance parecía extasiado. Las palabras se le escapaban mientras especulaba sobre lo que podría ocurrir a continuación. El cansancio del mundo que tan a menudo ponía como escudo se había rebajado. Tal vez, aventuró, todo este horrible asunto estaba a punto de terminar y Constru-Bikes cerraría para siempre.

Pero cuando le envié a Hance la acusación real, junto con el comunicado de prensa de la Fiscalía, su estado de ánimo empeoró. En él se afirmaba que Romero formaba parte de “una compleja operación internacional de cerco” que compraba su mercancía a conocidos vendedores de bicicletas robadas en la zona de la bahía, a sabiendas de que eran robadas, y las enviaba a México. Pero el acta de acusación apenas mencionaba nueve bicicletas, entre ellas aquella carísima ebike Bulls cuyo propietario jugaba en cinco equipos distintos de softball de San Francisco. Los cientos de bicicletas robadas que Hance había documentado a lo largo de los años faltaban por completo en el expediente judicial: “Es como una fracción de una fracción de todo el asunto”, apuntó.

Peor aún, el nombre de Zamora ni siquiera aparecía en los documentos judiciales. La acusación se limitaba a describir a un “co-conspirador no acusado 1” con base en Jalisco, que vendía las bicicletas de contrabando en cuentas de redes sociales que estaban bloqueadas fuera de México, a veces comercializándolas con fotografías tomadas delante de la dirección de su propia casa. Era tal y como el trabajo detectivesco de Hance había trazado. Pero, para su frustración, Bike Index no recibió ningún aviso del gobierno.

Hance se sintió derrotado

Tal vez, se preguntó en voz alta, los federales actuarían más tarde contra Zamora. Pero su voz ya no albergaba ninguna esperanza. Estaba agotado. Hance estaba dispuesto a cerrar el caso Constru-Bikes. Bike Index publicaría su enorme base de datos de cuatro años de bicicletas vendidas por Zamora, muchas de las cuales Bike Index podría documentar como robadas, con la esperanza de abrir de par en par lo que los federales no habían conseguido. Sería una especie de desmantelamiento. Entonces podría dejar atrás lo de Zamora y seguir adelante con su vida, me dijo. Sin embargo, dudaba que lo hiciera. Hance no era un tipo que dejara pasar las cosas.

Romero se ha declarado inocente y se enfrenta a una pena máxima de 25 años si es declarado culpable de todos los cargos. Cuando nos pusimos en contacto con él por teléfono, pidió que le enviáramos un mensaje de texto y luego no nos devolvió los mensajes. Contactado por WIRED, Abraham Simmons, de la Oficina del Fiscal del Distrito Norte de California, no quiso comentar si la investigación había concluido o si alguien más, en Estados Unidos o en México, iba a ser acusado.

¿Y Zamora?

La semana pasada, un traductor y yo le llamamos a México. Para nuestra sorpresa, tomó el teléfono. Fue educado, casi agradable, dirigiéndose cordialmente a la traductora como “señorita”. Dijo que no sabía por qué le preguntábamos por las bicicletas. ¿No dirigía él las páginas de Constru-Bikes? preguntamos. “No”, señaló. “Soy arquitecto”.

¿No vende bicicletas?

“No.” El timbre de su voz se hizo más quebradizo. ¿Por qué la gente cree que vende bicicletas robadas? le preguntamos.

“Quizá porque soy un ciclista de alto rendimiento”, respondió Zamora.

Claro que es buen amigo de Víctor Romero, insistimos.

“No conozco a Víctor”, respondió.

Pero la acusación de Romero se refiere claramente a usted. ¿Por qué cree que el Gobierno estadounidense se ha equivocado?

“Quizá porque soy guapo“, espetó. “Handsome“. Él mismo tradujo esta última palabra al inglés. Ahora reconocía a la misma persona arrogante que había llegado a conocer en años de posts sobre Constru-Bikes. Mencionamos las fotos de las bicis en venta delante de su casa: “Ni siquiera tengo casa”, declaró. Zamora estaba nervioso.

Queríamos seguir hablando, pero ya había terminado. Se despidió con un vulgar insulto anatómico dirigido al traductor y colgó. Al día siguiente, la página de Facebook de Constru-Bikes puso a la venta cinco bicicletas más.

Artículo publicado originalmente en WIRED. Adaptado por Mauricio Serfatty Godoy.

Esta información pertenece a su autor original y se encuentra disponible en: https://es.wired.com/articulos/bicicletas-robadas-mas-elegantes-silicon-valley-estan-siendo-traficadas-desde-mexico

case studies

See More Case Studies

Contact us

Partner with Us for Comprehensive IT

We’re happy to answer any questions you may have and help you determine which of our services best fit your needs.

Your benefits:
What happens next?
1

We Schedule a call at your convenience 

2

We do a discovery and consulting meting 

3

We prepare a proposal 

Schedule a Free Consultation