Por qué vibrar a esta exacta frecuencia es tan excitante

El cuerpo humano cuenta con unos pequeños receptores cutáneos llamados corpúsculos bulboides, mejor conocidos como corpúsculos de Krause. Están presentes en la conjuntiva del ojo, en los labios, en la lengua, en los tronco nerviosos, así como en el pene y el clítoris. Se trata de estructuras muy sensibles cuya función exacta, al día de hoy, aún es desconocida. Las terminaciones nerviosas en forma de pequeñas esferas se descubrieron en la década de 1850. Siglo y medio después, las investigaciones en torno a la sexualidad acaban de revelar que, cuando estos corpúsculos se estimulan con vibraciones que oscilan en una frecuencia de entre 40 y 80 hercios, se experimentan erecciones o contracciones en los órganos sexuales.

Los hallazgos de la investigación publicada en Nature van más allá de una simple curiosidad biológica. Según los científicos a cargo del estudio, conocer la naturaleza de las células puede llevar a tratamientos para la disfunción eréctil o restaurar la función sexual en personas con parálisis de la parte inferior del cuerpo.

Hasta ahora, los trabajos sobre esta clase de terminaciones nerviosas en los genitales son prácticamente inexistentes debido a que son un tema tabú entre la comunidad científica. ”Ha sido difícil lograr que la gente trabaje en esto porque a algunas personas les cuesta hablar de ello”, dice David Ginty, neurobiólogo sensorial de la Facultad de Medicina de Harvard y líder del equipo que investigó los corpúsculos.


Lourdes Albin es la Country Manager de Platanomelón en México, una comunidad que nació en España en 2015 cuyo objetivo principal es enseñar a las personas a hablar abiertamente sobre su sexualidad. Todo esto en un ambiente educativo y lúdico que busca empoderar, en especial, a las mujeres sobre su cuerpo y placer. 


La promesa de la estimulación vibratoria

Para su trabajo, el grupo de científicos utilizó ratones machos y hembras. A través de señales mecánicas y eléctricas, estimuló sus corpúsculos de Krause hasta conseguir resultados notables. Las neuronas de los roedores se activaron en cuanto recibieron frecuencias de menos de 100 hercios (Hz). A modo de contraste, el rango de 40 y 80 Hz es similar al ronroneo de un gato. Dichos niveles además son similares a algunos de los juguetes sexuales más populares.

“Al parecer, los humanos se dieron cuenta de que esta era la mejor manera de estimular los corpúsculos antes de que se publicaran los experimentos oficiales”, afirma Nature.

Los trabajos entorno a los órganos sexuales también reafirmaron algunos de los conocimientos que ya se tenían entorno al clítoris y el pene. En el estudio, los machos y hembras registraron la misma cantidad de formaciones nerviosas. Sin embargo, están hasta 15 veces más concentradas en el clítoris que en el pene. “Cada uno probablemente es un detector de vibraciones”, piensa Ginty.

A la izquierda están los corpúsculos de Krause en un clítoris. A la derecha en un pene.

Genética, neurología y sexualidad

Pero los trabajos no fueron tan simples como colocar un vibrador pequeño en mamíferos. Hubo que diseñar genéticamente ratones para que activaran las neuronas de los corpúsculos en el momento en el que se expusieran a un destello de luz. Los ratones estuvieron siempre sedados. Cuando la luz impactó en forma de vibraciones, sus sistemas reaccionaron por reflejo. Los ratones macho experimentaron erecciones mientras que las hembras presentaron contracciones vaginales.

Además, hubo una población de roedores que se creó para no presentar terminales nerviosas en sus genitales. Estos animales nunca pudieron aparearse. Los resultados sugieren que los corpúsculos de Krause son, de alguna manera, necesarios para que la cópula se desarrolle de manera habitual.

Otro descubrimiento entorno a las estructuras es que, al menos en ratones, se desarrollaron hasta que estos tuvieron entre cuatro y seis semanas de edad. El periodo en el que aparecieron es el mismo en el que los animales alcanzan tradicionalmente su madurez sexual.

Por ahora, las investigaciones en torno a los corpúsculos solo han reflejado un claro vínculo entre la estimulación y los reflejos sexuales. Si causan o no placer, será objeto de estudios futuros, pero puede que la respuesta ya la tenga la industria de los juguetes sexuales que vibran.

Esta información pertenece a su autor original y se encuentra disponible en: https://es.wired.com/articulos/corpusculos-por-que-vibrar-a-esta-exacta-frecuencia-es-tan-excitante

case studies

See More Case Studies

Contact us

Partner with Us for Comprehensive IT

We’re happy to answer any questions you may have and help you determine which of our services best fit your needs.

Your benefits:
What happens next?
1

We Schedule a call at your convenience 

2

We do a discovery and consulting meting 

3

We prepare a proposal 

Schedule a Free Consultation