La ‘nueva normalidad’ viene de la mano de la nube y SaaS


La adaptación al cambio es una de las metas a alcanzar para los profesionales de la gestión corporativa, operativa y el negocio; la nube permite agilidad a las empresas.

[ Flavio Azevedo | Director de Mercado Internacional de TOTVS ]

Con la pandemia como principal impulsor, muchas tecnologías que comenzaron a crecer hace algunos años, en las últimas semanas se consolidaron, demostrando su valía e importancia. Entre ellas, la nube y el SaaS que hoy aparecen como herramientas clave en TI, revalorizadas y, sobre todo, indispensables para el futuro que se nos adelanta.

Como la interacción física se vio reducida al mínimo debido al distanciamiento social, muchas empresas e instituciones de todo el mundo dieron un vuelco repentino hacia soluciones digitales alojadas en la nube para mantener su productividad.

En EE.UU., Europa o América Latina, los empleados de empresas no esenciales continúan trabajando de forma remota. Las escuelas y universidades también aprovechan las videoconferencias y las plataformas de aprendizaje en línea para facilitar el aprendizaje a distancia a través de conferencias en vivo o grabadas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los modelos SaaS están integrados en la nube. Los productos o aplicaciones de SaaS pueden construirse en un terminal local e implementarse en un servidor basado en la nube. El producto en sí es accedido y utilizado a través de un navegador web.

Hoy el SaaS es el mayor segmento del mercado Cloud. La consultora Gartner visualiza su crecimiento en un 22% en 2020. Asimismo, se espera que el gasto en SaaS suponga el 45% del gasto total de software de aplicaciones en 2021.

Por otro lado, IDC señala que para más del 43% de las organizaciones, en un plazo de cinco años, la mayor parte de su capacidad de TI se entregará a través de servicios de nube pública, y que, dentro de tres, van a tener acceso a un 78% de los recursos informáticos a través de alguna forma de nube pública, privada o híbrida.

Las ventajas de una aplicación SaaS son que tiene un tiempo de instalación más rápido y que no tiene que preocuparse por futuras actualizaciones, dado que las realiza el proveedor de alojamiento.

Sin embargo, a pesar de las ventajas, SaaS tiene algunos inconvenientes. Una desventaja de una aplicación SaaS es que hay una capacidad limitada para personalizar su implementación. Con la nube, no se requieren actualizaciones ni mantenimiento, y el almacenamiento de archivos puede ocurrir casi instantáneamente. Los beneficios adicionales son un menor coste, una mayor seguridad y que la nube tenga acceso a una mayor ‘potencia’ para realizar cálculos sólidos, si es necesario. Los productos de la nube pueden hacer copias de seguridad de los datos automáticamente, evitando que pierda todos sus datos.

La posibilidad de operar en la nube, frente al tradicional equipamiento físico, permite, entre otras cosas, que todos aquellos que tengan los permisos adecuados, puedan operar remotamente en forma segura, sin interrupciones y a demanda. Esta posibilidad es una gran ventaja adicional en épocas de aislamiento, ya que la administración, configuración, actualización y operación se puede hacer también en forma remota sin necesidad que el personal calificado deba estar en contacto con el data center físico de la empresa.

En una mirada más allá de la pandemia, la nube permite pagar sólo por los servicios que se consumen, permitiendo de esa forma adaptar la infraestructura de sistemas a la estacionalidad de cada negocio. En otras palabras, la tradicional inversión de IT pasa a ser un mero gasto corriente, con las ventajas que otorga la administración remota en un contexto sanitario como el actual.

En un contexto como el nuestro, muchas dudas invaden nuestros pensamientos. Cuál será el rol que empresas y ciudadanos tendrán que jugar en un mundo postpandemia es una de ellas. Sin embargo, también hay algunas certezas, como el hecho de que la tecnología en general y la nube en particular serán herramientas necesarias e indispensables para el desarrollo de esa nueva normalidad.





DERECHOS DE AUTOR: La información mostrada pertenece a su autor original del sitio: https://boletin.com.mx/tecnologias/la-nueva-normalidad-viene-de-la-mano-de-la-nube-y-saas/

Mercado de impresión se ajusta a la nueva normalidad


Ante una mejor experiencia en productividad, educación y entretenimiento, los hogares se convirtieron en pequeñas oficinas y requieren soluciones de nivel empresarial.

Las estrategias empresariales por establecer una fuerza de trabajo distribuida para mantener la continuidad de los negocios y mantener la operación, a pesar de la contingencia por el COVID-19, establecen un escenario en el que en cada hogar las personas tengan herramientas tecnológicas de cómputo e impresión con las características y fortalezas que distinguen a las utilizadas por las empresas.

Computadoras, dispositivos móviles, infraestructura de comunicación, accesorios hasta mobiliario son las necesidades claras del mercado para que las personas lleven a cabo una productividad a acorde a los requerimiento de las organizaciones.

Es una realidad que las empresas, de todo tipo y tamaño, se adaptan a un nuevo entorno laboral con equipos de trabajo en modo remoto y colaborativo, compartiendo documentos de manera segura en tiempo y forma que requieren un seguimiento oportuno, para llevar a cabo las mismas funciones con la eficiencia que tenían en la oficina.

La gestión de esos documentos representa un reto para las organizaciones ya que el flujo de información ahora recorre diferentes ambientes y la necesidad de impresión sigue siendo muy importante para cualquier proceso de negocio en contratos, cotizaciones y firmas para autorizar transacciones.

De acuerdo con Gabriel Ocadiz, Director de Canales y PyMEs de Lexmark para México, el mercado de impresión está en constante transformación, hoy las necesidades de las soluciones de impresión inician por la seguridad y a la salud de las personas.

La fuerza de trabajo remota requiere equipos de impresión que puedan ser desinfectados, que faciliten la gestión y seguridad de los documentos desde la impresión, digitalización y flujo de trabajo. Además, al agregar que en los hogares hay estudiantes con necesidades claras de impresión, los equipos deben contar con especificaciones y características de grado empresarial.

“Antes las impresoras de casa eran utilizadas para imprimir o digitalizar algunos documentos a la semana. Ante la nueva realidad de confinamiento, los usuarios necesitan soluciones que acepten más hojas para que no se dañe rápido la charola, que los documentos digitalizados sean enviados de manera segura y cifrada a cualquier plataforma y que el monitoreo de su operación sea transparente para los usuarios, características de multifuncionales de grado empresarial”, subrayó Gabriel Ocadiz.

Oportunidad en servicios administrados

Los equipos distribuidos necesitan soporte para nuevas prácticas de trabajo híbridas con algunos trabajadores en casa y otros en la oficina. Los requisitos de soporte incluyen el aprovisionamiento inicial de equipos (impresoras, computadoras portátiles / PC, pantallas, sistemas VoIP, etc.) junto con el suministro continuo de consumibles y servicios de reciclaje y destrucción de documentos, por ejemplo. Las ofertas existentes de dispositivos como servicio ya van de alguna manera hacia este objetivo y pueden vincularse a los acuerdos de MPS.

Actualmente los Servicios Administrado de Impresión son un commodity para cualquier industria y existen diferentes esquemas, el básico incluye el equipo y un contrato de mantenimiento y consumibles; el siguiente nivel es donde ya hay un monitoreo proactivo, conocimiento del lugar exacto en donde están los equipos, alertas instaladas, reportes expeditos para ayudar en la toma de decisiones de los clientes, complementadas con un tarificador que convive con la solución y mide el uso que se le da a la base instalada.

Los contratos de servicios de impresión gestionada (MPS) deben permitir la provisión de impresoras domésticas a quienes las necesitan, así como el seguimiento de su uso con fines contables y de seguridad.

Por otro lado, es probable que la digitalización de los procesos en papel se acelere aún más, abriendo oportunidades continuas para aprovechar mejor los multifuncionales inteligentes para la captura de documentos y el inicio de flujos de trabajo automatizados. Los proveedores de MPS que puedan agregar más valor a los proyectos de automatización de procesos comerciales estarán a la vanguardia.

Después de COVID-19, más empresas necesitarán soportar la colaboración tanto en la oficina como en los trabajadores a domicilio, creando una oportunidad para que los proveedores de MPS amplíen sus ofertas en este espacio.

La consultora de mercados Quocirca señala que el canal en particular podría ser un salvavidas que acelere proactivamente las ventas para los OEM. Para lograrlo, debe evaluar nuevos modelos comerciales y desarrollar o mejorar los servicios en la nube para respaldar la transformación digital.





DERECHOS DE AUTOR: La información mostrada pertenece a su autor original del sitio: https://boletin.com.mx/tecnologias/mercado-de-impresion-se-ajusta-a-la-nueva-normalidad/