Noticias

Tres tendencias que deberían mover el mercado minorista

Expertos de Logicalis comparten las tendencias que el mercado minorista debe atender para enfrentar los retos de los negocios.

La reciente ola de digitalización de la economía ha tenido efectos muy fuertes en el sector minorista. Con las restricciones que trajo la pandemia, el sector fue uno de los más transformados en los últimos dos años. No fue un movimiento puntual, sino la aceleración de un proceso que debería continuar en los próximos meses, probablemente al mismo ritmo.

Es por esto que debemos prepararnos para ver algunas tendencias saliendo del papel en un futuro cercano. Siempre es bueno recordar que pensar en tendencias nos lleva invariablemente al uso de tecnologías disruptivas y esto, al surgimiento de empresas que estaban fuera del mercado. Es exactamente lo contrario de lo que estamos viendo en lo que considero la primera tendencia puntuada: el metaverso.

El tema ganó fuerza recientemente cuando uno de los gigantes tecnológicos proclamó su enfoque en el tema, anunciando un nuevo mundo. Todos debemos prepararnos para el impacto, ya que estamos hablando de algo que, en poco tiempo, afectará a varios sectores y, en el caso específico del retail, traerá grandes oportunidades.

Sí, hablamos de futurología, pero ya está presente en varias predicciones alrededor del mundo. Bloomberg Intelligence calcula que la oportunidad de mercado para el metaverso podría llegar a 800 mil millones de dólares hasta 2024. El Bank of America incluyó el metaverso en su lista de 14 tecnologías que revolucionarán nuestras vidas.

Estas oportunidades se pueden ver en ejemplos interesantes que vemos en la evolución de los videojuegos, y Fortnite es un buen ejemplo de esto, que permite a los jugadores comprar ropa y accesorios para mejorar sus personajes virtuales. Algunas marcas dentro de estos juegos venden a personajes y otras han buscado vincular esto con el comercio minorista.

Este es el caso de Walmart, que recientemente lanzó un video en el que proyecta su mercado virtual. En él, cuando llegas a un producto en el metaverso, puedes ver información más allá de lo que es posible en el mundo físico. A la hora de elegir un vino, por ejemplo, el consumidor accede no solo a información sobre el producto, sino también sobre las condiciones de conservación y los alimentos que armonizan con él. Dejamos la compra pura y simple para sofisticar la experiencia del cliente.

En este camino de la experiencia, tenemos la segunda tendencia: las Tiendas de Proximidad. Estamos hablando aquí de tiendas más pequeñas, que están más cerca de los consumidores, brindándoles más facilidad y comodidad. Aquí los ejemplos más claros son las farmacias de barrio, las tiendas de conveniencia en las gasolineras y, en una movida más reciente, las pequeñas tiendas que funcionan dentro de los condominios. Todos ellos tienen en común el hecho de que cada vez están más cerca del consumidor.

El movimiento recuerda el comercio minorista de barrio practicado en el pasado, que se caracterizaba por compras de bajo volumen realizadas con alta frecuencia. El concepto también se aplica a las tiendas de 24 horas. La novedad aquí es el uso de la tecnología, más precisamente el análisis de datos, para comprender al cliente y sus necesidades para trabajar con elementos como la ubicación, el horario de apertura y la variedad de existencias. El concepto no es nuevo, pero el uso de la tecnología lo ha hecho más efectivo y, por lo tanto, más común.

Finalmente, la tercera tendencia que venimos siguiendo es la creación de las llamadas tiendas autónomas. Hablamos aquí de establecimientos comerciales donde no hay cajeros y self-checkouts para el pago. Al no contar con cajas, estas tiendas adoptan una mejor experiencia de compra para el consumidor, ya que el cliente es reconocido automáticamente al ingresar al establecimiento y su única acción es retirar los productos del estante y marcharse.

No dejan de ser una evolución de las tiendas de proximidad mencionadas anteriormente: tienden a estar más cerca del consumidor, ofreciendo ahorro de tiempo y practicidad. Ya hay algunos modelos de estas tiendas en operación, utilizando desde tótems de servicio, básculas sofisticadas y torniquetes inteligentes, hasta la integración de todo este sistema y la seguridad de los datos intercambiados, aprovechando cada información que pasa por allí.

En todos los casos, lo que cuenta es que el minorista realmente dedique energía y tiempo a pensar y repensar sus líneas comerciales y de ingresos. Para que, de esta manera, estas tendencias que cada vez más ingresan al mercado no impacten en el negocio, sino que generen oportunidades.

Enlace original: https://boletin.com.mx/industria-tic/empresas/tres-tendencias-que-deberian-mover-el-mercado-minorista/