Noticias

Hay algunas monedas de euro que van a desparecer de la circulación. No te va a afectar lo más mínimo

No. No tendrás que decir “adiós” a las monedas de un euro. A lo largo de los últimos días tal vez hayas leído algunos titularesunos cuantos, en realidad— que anuncian su fin sin matices e incluso animan a acudir al banco para cambiarlas. La realidad es bastante distinta. El Banco de España quiere hacer una limpieza de este tipo de monedas, cierto, pero es poco probable que sus planes afecten a cualquiera de los euros que lleves ahora mismo en la cartera o acumulan polvo en los bolsillos de ese abrigo que condenaste al armario cuando empezó la primavera.

La razón es simple: su medida se centra en piezas concretas.

¿Adiós a las monedas de un euro? No. Ese es el titular que ha circulado en algunos medios, pero la realidad tiene muchos más matices y es bastante menos rotunda. Lo que quiere hacer el Banco de España es eliminar algunas piezas. Y lo de algunas es importante subrayarlo porque la medida que está a punto de aplicar afecta en realidad a ejemplares muy específicos que se enmarcan en dos grandes categorías: falsificaciones y monedas que, ya bien sea porque están deterioradas o han sufrido alteraciones, no se consideran válidas para seguir en circulación.

Así lo detalla el Banco de España con claridad en la orden en la que explica la medida (ETD/647/2023), publicada el jueves de la semana pasada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El texto es tan claro que indica ya desde su mismo título y encabezado las piezas en las que centra su foco: “Las monedas de euro no aptas para la circulación y las monedas de euro falsas”. Ninguna más.

Grafico3

Fuente: Informe Institucional 2022 del Banco de España.

¿Y qué quiere hacer el Banco de España? Una limpieza. La Ley de Regulación de la Moneda Metálica, de 1975, aclara que una de las funciones del Banco de España es retirar de la circulación aquellas piezas que entren en sus cajas y no se consideren válidas, bien porque no superan el proceso de autentificación o porque no cumplen los requisitos necesarios para seguir circulando.

“Y es precisamente eso lo que se propone hacer ahora. Las monedas en cuestión, precisa, las recibe “de las entidades de crédito y cualquiera otras que participen en la manipulación y entrega al público de billetes y monedas a título profesional”.

Entonces… ¿Cuál es la novedad? Que el Banco de España ha decidido publicar una nueva orden. Y ha decidido hacerlo por dos grandes motivos: uno relacionada con los tiempos y otro con las cantidades. Hasta ahora el organismo trabajaba con una orden de mayo de 1983 que establecía cómo debían retirarse y tratarse las monedas deterioradas. Entre otras cuestiones el documento aclara qué se puede hacer con el material que queda de esas piezas. El problema es que no fijaba ningún procedimiento de retirada y destrucción de monedas falsas.

Y esa omisión, claro está, ha tenido consecuencias. “Con el tiempo se ha ido acumulando un importante volumen de monedas de euro falsas en el Banco de España, cuya destrucción resulta necesario regular. Esta circunstancia, junto a los años transcurridos desde la vigencia de la citada orden, período en el que el euro ha sustituido a la peseta, aconsejan una revisión integral de la misma que la adecúe a las circunstancias actuales”, abunda el nuevo documento publicado en el BOE. La nueva norma entrará en vigor ya con el cambio de mes, el sábado 1 de julio.

Pero… ¿Qué son monedas “no aptas”? Las autoridades son bastante claras al respecto. Se consideran “no aptas” todas aquellas monedas de euro que, a pesar de ser auténticas, no cumplen los requisitos para superar el examen de los técnicos o directamente han sufrido alguna alteración. Su destino es por lo tanto parecido al de los euros falsos, los fabricados o manipulados con fines fraudulentos.

Las primeras monedas, las “no aptas”, se someten a un proceso de “desmonetización” que básicamente consiste en una “deformación física y permanente” que haga imposible que puedan seguir usándose. En el caso de las piezas falsas el proceso es ligeramente distinto: los técnicos optan por destruirlas completamente, privándolas incluso “de toda apariencia de moneda”.

¿Hay muchas monedas así? Los datos recogidos por el propio Banco de España reflejan que en 2022 se retiraron 26.175 monedas falsas. La más afectada es la de dos euros, con 238.733 piezas fraudulentas desde 2016, muy por encima de las de un euro o 50 céntimos. En cualquier caso, el propio organismo reconoce que su incidencia es relativamente baja: “Al igual que con los billetes, la posibilidad de recibir monedas falsas es también muy baja, siendo la cifra de 11,01 monedas falsas por cada millón de monedas en circulación de los tres faciales superiores”.

En su web el Banco de España aclara cómo podemos actuar con las monedas defectuosas o deterioradas y qué pasos debemos seguir si queremos que nos las canjeen, si bien advierte: “Podrá rechazar el reembolso de las monedas de euros no aptas para la circulación que hayan sido alteradas bien deliberadamente o por un proceso del que sería razonable esperar que tuviera por efecto alterarlas”. A modo de ejemplo advierte que rechazará el reembolso de las monedas de 1 € y 2 € que presenten “separado el anillo del núcleo” o parezcan “reensambladas”.

¿Y cómo realizan el proceso? Con la participación de dos actores fundamentales: el Banco de España, que es el que entrega las monedas que deben retirarse de la circulación; y la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, la encargada de suprimir su valor y destruirlas. El material que quede podrá aprovecharse para acuñar nuevas monedas o incluso sacarse a la venta en una subasta pública.

¿Se compensa por las monedas retiradas? Para responder a esa cuestión hay que recurrir de nuevo a la última orden del BOE, que detalla en su artículo octavo qué ocurre con las monedas “no aptas”. Este último matiz es bastante importante porque el Banco de España distingue entre piezas no válidas y falsificaciones y en ningún caso cita a estas últimas al abordar el tema.

“De conformidad con lo previsto en el artículo octavo, párrafo segundo de la Ley 10/1975, de 12 de marzo, la Dirección General del Tesoro y Política Financiera abonará el valor facial de las monedas de euro no aptas para la circulación que el Banco de España hubiera retirado de la circulación y puesto a su disposición, con cargo a la liquidación mensual del depósito del Banco de España”.

Imagen de portada: Markus Winkler (Unsplash)

En Xataka: Lo sentimos, no tienes una fortuna de miles de euros en el cajón en forma de antiguas pesetas

Enlace original: https://www.xataka.com/magnet/hay-algunas-monedas-euro-que-van-a-desparecer-circulacion-no-te-va-a-afectar-minimo